El Acuerdo de París y los objetivos internacionales de México (Parte 1)

boletin-ammper-energia-mexico-acuerdo-de-paris-junio-20.jpg

Boletín Ammper Junio 2020

El Acuerdo de París

Se ha recorrido un largo camino para reconocer al calentamiento global como el problema más crítico que amenaza sin precedentes a la humanidad. Finalmente, el Acuerdo de París fue adoptado en la Conferencia de las Partes en su vigésima primera sesión (COP21) en diciembre de 2015 culminando de décadas de desarrollo científico y actividades multilaterales públicas y privadas. La COP21 constituye un éxito político en la historia de las negociaciones climáticas; sin embargo, está lejos la solución definitiva al cambio climático.

El Acuerdo de París contiene las siguientes dos estrategias o responsabilidades distintas que dependen del contexto de cada país:
 

  • Mitigación > El acuerdo busca mantener “el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2.0°C con respecto a niveles preindustriales y perseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1.5°C con respecto a niveles preindustriales”
  • Adaptación > El tratado tiene por objeto aumentar “la capacidad de adaptarse a los efectos adversos del cambio climático y fomentar la resiliencia climática y el desarrollo con bajas emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), de manera que no amenacen la producción de alimentos” 

Las Partes deben centrarse en esfuerzos de mitigación para alcanzar el pico de emisiones lo antes posible, seguido de una rápida descarbonización para alcanzar cero emisiones netas en 2055 o 2040. Sin embargo, esfuerzos enormes en adaptación son requeridos, ya que el incremento de temperatura es inminente. 

Durante 2015, antes de la COP21, las Partes presentaron sus Intenciones de Contribuciones Determinadas Nacionalmente (INDC), que contienen la reducción interna prevista de los objetivos de emisiones de GEI, las necesidades financieras de adaptación y la compensación por pérdidas y daños. Más tarde, las Partes en el Convenio tuvieron que llenar los instrumentos de ratificación y comunicar sus Contribuciones Determinadas Nacionalmente (NDC), anteriormente INDC. Las Partes no tienen la obligación legal de cumplir los objetivos comunicados en su NDC, pero las acciones que adopten deben estar alineadas sus objetivos comprometidos. El Acuerdo de París entró en vigor el 4 de noviembre de 2016, treinta días después de que se alcanzara el umbral de 55 Partes que representan el 55% del total de emisiones mundiales ratificaron el tratado. Tres años más tarde, en febrero de 2020, 190 de 197 Partes habían ratificado el Acuerdo de París.

Disparidad económica de las Partes

Sin duda, los países desarrollados, especialmente los Estados Unidos, Europa Occidental y Japón, son los principales contribuyentes a la concentración atmosférica de GEI. Las cuotas de emisiones de CO2 relacionadas con la energía entre 1900 y 2005 son las siguientes: 30% para Estados Unidos, 23% para Europa, 4% para Japón, 8% para China y 2% para India (las emisiones per cápita de los últimos dos países son considerablemente menores); el resto del mundo es responsable del 33 % de las emisiones totales de CO2 relacionadas con la energía.

Además de ser menos responsables del cambio climático, las economías en vías de desarrollo son más vulnerables a sus efectos y tienen menos recursos para combatir el calentamiento global. Las perturbaciones relacionadas con el clima, que ya son un obstáculo importante para erradicar la pobreza, empeorarán. Los países de ingresos más bajos se ven afectados desproporcionadamente por los impactos económicos y ambientales que el resto del mundo y son más susceptibles a la degradación de la agricultura y los ecosistemas, los desastres naturales y los problemas de salud.

Por lo tanto, los países que son más responsables del cambio climático tienen la obligación de proporcionar ayuda a los países en desarrollo para adaptarse y mitigar el cambio climático. Esto se incluye en el artículo 9 que establece que los países desarrollados deben proporcionar financiación para la mitigación y adaptación a través de distintos mecanismos financieros.

Evaluación de los objetivos a nivel global

Los niveles anuales estimados de emisiones globales agregadas resultantes de la aplicación de las NDC no reducen el incremento de la temperatura media mundial a 2°C para 2100. Sin los NDC, se espera que la temperatura media mundial siga aumentando constantemente. Sin embargo, los niveles de temperatura de finales de siglo dependen en gran medida de los supuestos socioeconómicos, el desarrollo tecnológico y otras acciones de las Partes después de 2030.

Aparte de la falta de ambición en los objetivos y postergar la implementación hasta después del 2030, surgieron otros problemas. Era inevitable, ya que el tratado incluye prácticamente todos los países y se trata de temas muy complejos, el cambio climático y la erradicación de la pobreza. Dos ejemplos son la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París y el inminente intento fallido de Alemania de alcanzar los objetivos de reducción de emisiones de 2020. Para el caso de México, recientes políticas adoptadas por el gobierno hacen que se vea incierto el cumplimiento de sus objetivos. Adicionalmente, la mitad de los 25 principales emisores de CO2 no dan seguimiento a las políticas que implementan y, por lo tanto, no se puede determinar si están en línea con los objetivos. Por otra parte, el Acuerdo de París no obliga legalmente a los países a reducir las emisiones; la obligación recae sobre la persuasión política y moral a las Partes.

Aún es muy pronto para cuantificar los resultados del Acuerdo de París tomando en cuenta que la COP26 se pospondrá por el COVID-19. Sin embargo, vale la pena revisar si las políticas de México se alinean con sus compromisos internacionales.

boletin-app-ammper-energia-mexico-nov-19

Referencias:

IPCC, (2018). Summary for Policymakers. In: Global warming of 1.5°C. An IPCC Special Report on the impacts of global warming of 1.5°C above pre-industrial levels and related global greenhouse gas emission pathways, in the context of strengthening the global response to the threat of climate change, sustainable development, and efforts to eradicate poverty.

United Nations / Framework Convention on Climate Change, (2015). Adoption of the Paris Agreement, 21st Conference of the Parties, Paris: United Nations.

United Nations / Framework Convention on Climate Change, (2016). The aggregate effect of the intended nationally determined contributions: an update. Synthesis report by the secretariat, 22nd Conference of the Parties, Marrakech: United Nations.

World Bank. (2013). Risk and Opportunity: Managing Risk for Development, World Development Report 2014. Washington, DC: World Bank.


NOTICIAS DEL MES ANTERIOR

– COFECE interpone controversia constitucional contra la emisión de la Política de confiabilidad, seguridad, continuidad y calidad en el Sistema Eléctrico Nacional.